Comentario evangélico, Domingo 14º Ordinario, ciclo A.

El secreto

       ¿Qué cosas serán estas que el Padre esconde “a los sabios y entendidos” y revela a los “pequeños”? ¿Qué hace que el Hijo prorrumpa en esta acción de gracias tan espontánea? Es el reino de los cielos, una realidad tan misteriosa como presente y que coincide con Dios mismo. Cuando Jesús habla del ‘reino’ está describiendo a su Padre, está revelando la familiar vida divina de la Trinidad. Y ahí está el secreto
escondido a los ‘conquistadores’ y manifestado a los ‘humildes agradecidos’.

        El ‘reino’ no es una estructura ni una forma de vivir, sino la vida misma. No hay otra vida que merezca llamarse así, que no sea la vida en Cristo. San Pablo lo anuncia a los romanos: al mismo tiempo que recuerda que ya no están “en la carne, sino en el Espíritu”, les explica la razón profunda de este vivir, que consiste en “que el Espíritu de Dios habita en vosotros”. Este Espíritu crea una paz bastante rara, de hecho podría decirse que la paz que otorga tiene que ver con la aniquilación de las “obras del cuerpo” o del “vivir según la carne”.

       La primera lectura, de la profecía de Zacarías, viene a confirmar esta afirmación. La exhortación a la alegría y al gozo está motivada por la entrada de un rey que trae justicia, triunfo y pobreza, “montado en un borrico”. Y claro, enseguida nos ponemos a pensar en el primer Domingo de Ramos, en Jesús sobre un “pollino de asna”. Y desde Jerusalén, miramos sin pestañear a Sión, con su ‘cenáculo’, y al Gólgota, con su ‘cruz’, donde la muerte muere y la vida resucita. No hay vida si el cuerpo no se rompe en servicio y la sangre no se derrama por los otros; no  hay vida en el Espíritu, si este no se ha entregado por el Hijo-varón de dolores al Padre. Ahora entiendo por qué el evangelio del domingo pasado hablaba con tanta claridad de la cruz: “El que no carga con su cruz, y me sigue, no es digno de mí”. Y ahora entiendo por qué puedo encontrar en el “manso y humilde de corazón [...] descanso para vuestras almas”. Ahora lo veo, pero de nada sirve si no entro y tomo su “yugo” sobre mí y aprendo de él.

       La palabra proclamada en este domingo es una promesa cumplida. No cabe ninguna duda. El Señor ha entrado, se ha entregado, ha hecho la paz, me ha llamado a su corazón, para que bien metido en él lleve la cruz y pueda entregarme al Padre. Sea cual sea mi estado del alma -cansado, agobiado, asustado-, en él encuentro mi descanso. Pero, ¿dónde está? No hay que buscar lejos: él es mi descanso y está en la oración; él es mi alimento y está en la eucaristía; él es el agua limpia y está en la confesión. Son las tres entradas de su corazón, son los tres canales habituales de su misericordia para con nosotros.

       Un corazón como el de la Virgen. ¿A qué corazón humano se parecerá más el corazón de Jesús? Sin duda, al de la mujer en cuyo seno se encarnó. Han bombeado la misma sangre y han latido al mismo ritmo y de acuerdo a las mismas
emociones. Si todavía no me atrevo con el sagrado Corazón de Jesús, me atreveré con el dulcísimo Corazón de María.


José Antonio Calvo

INFORMACION IMPORTANTE SOBRE COOKIES: Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. Mas información sobre cookies y cómo desactivarlas Poltica de cookies.

  Acepto las cookies de éste sitio.I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information