Mayo 2020. Virgen de Iguácel.

 05. Mayo. Virgen de Iguácel Mediano

Románico, principios del siglo XII

Madera tallada y policromada

Procede de la ermita de Santa María de Iguácel

En el MDJ seguimos trabajando en la conservación y mejora de nuestra colección. Actualmente, nuestro equipo de restauradores se encuentra estudiando y restaurando la Virgen de Iguácel, por lo que, coincidiendo con que mayo es el mes en el que la Iglesia celebra la figura de la Virgen, hemos querido dedicar la Pieza del Mes a esta bella talla románica.

Se trata de una pieza de pequeñas dimensiones que representa a la Virgen como Sede Sapientas, es decir, como trono de Sabiduría para su Hijo. Por tanto, de acuerdo a las convenciones románicas la Virgen no demuestra afecto hacia el Niño sino que se limita a servirle de asiento (impresión reforzada por la rigidez que el escultor confirió a su cuerpo). No obstante, la mano que apoya sobre el hombro de Cristo constituye ya un tímido indicio de la actitud maternal que la Virgen adoptará en época gótica. En su diestra sostiene una esfera roja que ha sido identificada como un orbe, símbolo de la soberanía de su Hijo sobre el mundo. Otras interpretaciones defienden que pueda tratarse de una manzana, la cual señalaría a la Virgen como la Nueva Eva, al ser ella la responsable de interceder por los pecados que la primera mujer causó al probar el fruto prohibido.

Cristo descansa sobre su rodilla izquierda, desplazándose respecto al eje vertical y rompiendo de esta manera la simetría típica de la imaginería románica. Su representación se acerca más a la de un Cristo en Majestad que a la de un infante, pues sus facciones son las de un adulto y sostiene el Libro en la mano izquierda. Probablemente con la derecha en origen adoptase el gesto de bendición, ya que la actual es un retoque de época moderna.

Tanto en la composición como en determinados detalles, esta talla destaca por su clara influencia bizantina. En su temática, la Virgen de Iguácel se inspira en la iconografía de la Theotokos oriental (“Madre de Dios”, como estableció el Concilio de Nicea en el 431). Detalles como el collar dorado o el pequeño tocado que porta son también elementos típicos del vestuario bizantino, que además ayudan a datar a esta talla en fechas anteriores a 1180 (momento a partir del cual el bonete bizantino es sustituido por la corona). Estas mismas características se repiten en tallas cercanas como la de Agüero o Villanúa, ejemplos que demuestran que la tendencia bizantina caló fuertemente en el arte altoaragonés de mediados del siglo XII.

¿Sabías que…?

La Virgen de Iguácel posee fama de milagrera, por lo que a lo largo de la historia los vecinos de la Garcipollera celebraron varias romerías anuales en las que ella era protagonista con el fin de que los protegiera de cualquier mal. Aunque el valle fue despoblado en 1960, actualmente la Virgen abandona el MDJ todos los años a mediados de julio para participar en una romería que los antiguos habitantes de la Garcipollera han sabido preservar.

INFORMACION IMPORTANTE SOBRE COOKIES: Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. Mas información sobre cookies y cómo desactivarlas Poltica de cookies.

  Acepto las cookies de éste sitio.I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information