Febrero 2020. Cristo crucificado

Siglo XII.

Madera de nogal sin policromar.

Procede de la catedral de Jaca.  

Es una talla en madera de nogal de Cristo crucificado, una representación habitual en la iconografía cristiana de la época del románico. Presenta las características comunes a los Cristos de la época como son ese cuerpo en vertical con los brazos extendidos, las manos abiertas y las piernas estiradas. Además en este momento los Cristos presentan siempre cuatro clavos, que con el paso de los siglos, ya en el gótico, se convertirán en tres, no suele llevar la corona de espinas y nunca encontraremos en su rostro ninguna señal de dolor ni padecimiento, ya que a través de esta iconografía se busca expresar la victoria de Cristo sobre la muerte y la Salvación de la Humanidad.

En este Cristo procedente de la Catedral de Jaca podemos observar esa rigidez y frontalidad tan características de la escultura románica, aunque en este caso, la simetría, igualmente característica, se ve alterada por la disposición de la cabeza, que aparece ligeramente inclinada a la derecha. Además se puede apreciar como su cuerpo no cuelga inerte en la cruz, sino que más bien reposa sobre la misma. Presenta una anatomía muy esquemática en la que, sin duda, resaltan los pectorales y las costillas.

Como es habitual el cuerpo de Cristo aparece únicamente cubierto por el paño de pureza o perizonium, que se dispone de manera vertical, sujeto a media cadera y atado con un complejo y artístico nudo, en el que podemos observar como uno de los cabos de la tela se recoge en el cinturón y cae en forma de abanico sobre la tela inferior.

Lo que más llama la atención de esta escultura es el orificio que presenta entre las dos costillas, un hueco que serviría para albergar una pequeña reliquia, con lo que estamos frente a un Cristo relicario. Además no se cree que en origen se contemplara la imagen de madera, como la vemos hoy en día, ya que se plantea la hipótesis de que estuviera completamente recubierta de plata o algún metal que la imitara, de manera que el orificio del relicario quedara oculto y además esa capa argéntea dotaría a la pieza de un halo de misterio al reflejar la luz de las velas que iluminarían la catedral.

Los artistas que se dedicaban a la imaginería en el norte de Aragón en esta época eran probablemente gente de la zona, que legaban sus fórmulas de generación en generación, por lo que las tallas conservaron una estética invariable durante muchos años y eso complica la precisión de su cronología.

¿SABÍAS QUE...?

La imagen de la Santa Cruz no empezó a ser venerada hasta el concilio de Nicea del año 325, cuando se autoriza oficialmente, ya que en los primeros siglos a los cristianos les avergonzaba una imagen que recordaba esa muerte que los romanos reservaban a los grandes criminales. Las primeras representaciones de Cristo son siempre como Buen Pastor, en la Última Cena o como niño en brazos de su madre. Es a partir del siglo V cuando sobre los crucifijos empieza a aparecer la imagen de Cristo muerto o agonizante.

INFORMACION IMPORTANTE SOBRE COOKIES: Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. Mas información sobre cookies y cómo desactivarlas Poltica de cookies.

  Acepto las cookies de éste sitio.I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information